huerto urbano

  Cómo Crear un Huerto Urbano en Casa paso a paso 

¿Te gustaría tener tu propia huerta en casa? Ya sabes…eso de «del huerto a tu casa»…

La horticultura es una actividad maravillosa y recomiendo a cualquiera que la pruebe. Muchos aspirantes a jardineros buscan información sobre cómo empezar. Por eso hemos reunido algunos consejos útiles para aquellos que vayan a iniciar esta aventura de cultivo desde cero.

Lo que necesitarás para crear tu huerto urbano son principalmente recipientes con buen drenaje y 6 horas de sol al día, y el resto vendrá por añadidura.

En su día ya redactamos un artículo sobre 18 Plantas de Interior que Apenas Necesitan Mantenimiento, y , en esta ocasión, pretendemos que aprendas cómo crear una huerta en casa paso a paso.

Por supuesto, no podemos recoger en este post todo lo que necesitas saber, pero esperamos poder darte algunas pautas que al menos te den una idea sobre cómo empezar un huerto urbano desde cero.

¿Qué es un Huerto Urbano y por qué es bueno tener uno en casa? 

Un huerto urbano es un huerto en miniatura que se puede hacer en cualquier espacio disponible de la casa.

Nacido de movimientos sociales como como el slow food, pueden hacerse en balcones, terrazas o incluso en pequeños jardines.

Los huertos urbanos producen hortalizas, frutas y verduras frescas que son más saludables y sabrosas que las hortalizas del supermercado.

¿A quién no le gustaría tomarse una ensalada de tomates y lechugas recogidas de su propia huerta?

Aunque vivas en un piso, quizás en medio de la ciudad, no desesperes, tú también puedes crear un bonito huerto.

Puedes crear tu propio huerto urbano con unas cuantas ideas y algunos pequeños trucos.

Todo lo que necesitas es un poco de creatividad y algunas medidas prácticas para adaptar tus balcones, tejados, alféizares o incluso el jardín comunitario para que puedas plantar flores, plantas aromáticas y, por qué no, algunas hortalizas y pequeñas plantas frutales. 

Outsunny Huerto Urbano de Madera con Estante 91x51x76 cm Mesa de Cultivo Rectangular con Orificios de Drenaje para Cultivos Plantas Jardín Terraza Exterior Color Natural
Click para ver en Amazon

Las hortalizas del huerto urbano también son económicas, ya que se pueden cultivar una variedad de hortalizas y frutas en pequeños espacios.

De hecho, se puede ahorrar hasta un 80% en el precio de las hortalizas en comparación a las que se compran en el supermercado.

Además, los huertos urbanos son una forma maravillosa de pasar tiempo al aire libre y hacer ejercicio.

Cultivar hortalizas y cuidar del huerto requiere caminar, agacharse y levantarse, lo que hace que sea una actividad física saludable.

Pasos a seguir para hacer una huerta en casa

Después de haber decidido hacer un huerto urbano, y de elegir el lugar adecuado y el material adecuado, hay que hacer unas tareas básicas de mantenimiento. No hace falta que seas un experto en la materia, pero es bueno hacerse con algunos conocimientos de horticultura.

1.- Diseñar y preparar el espacio para el Huerto Urbano 

Si quieres cultivar hortalizas en un huerto urbano, debes planificar el tamaño del huerto y elegir un lugar adecuado.

En primer lugar hay que hacer un análisis del terreno, y pensar si estamos haciendo el huerto en un patio, en una terraza o si vamos a hacerlo en macetas.

Según el sitio elegido tendremos que hacer un huerto más o menos grande.

  • Tan fácil como coger papel y lápiz y hacer un pequeño mapa del espacio del que dispones: ¿patio, balcón, terraza o jardín?.
  • Divide las zonas : las soleadas, las que tienen sombra y las que tienen sombra parcialmente.
  • Anota las personas que sois y para las que te gustaría cultivar
  • Anota las verduras que sueles consumir o las plantas que te gustaría tener
  • Comprueba si tienes cerca algún grifo

La zona sombreada también puedes aprovecharla para cultivar hierbas aromáticas y flores y plantas como hortensias, camelias, hiedras, etc.

2.- Análisis del Clima e iluminación

Otro factor a tener en cuenta en el diseño de tu huuerto es el clima de la zona donde vamos a hacer el huerto, para elegir las plantas que mejor se adapten.

Debes tener en cuenta el clima local además del espacio disponible.

Las plantas necesitan la cantidad adecuada de luz; las hortalizas más exigentes son los tomates, las berenjenas, los pepinos y los pimientos que al menos van a necesitar unas 6 horas de sol..

Las menos exigentes son las plantas herbáceas, como las hierbas aromáticas como la salvia, el tomillo y el romero, que también pueden crecer en lugares poco iluminados e incluso el perejil.

También necesitarás suministros hortícolas, como semillas o plantas, tierra y abono.

3.- Utilizar recipientes adecuados al espacio : maceteros y mesas de cultivo

Algunos huertos urbanos incluyen macetas, jardineras, jardines verticales y mesas de cultivo.

Lo primero es utilizar recipientes con una profundidad de al menos 18-20 cm.

Esto permitirá que las raíces crezcan más profundamente y es necesario para algunas hortalizas más que otras, como las patatas o los tomates, que tienen raíces profundas.

Sea cual sea el recipiente que elijas, la regla más importante es controlar el contenido de humedad de la tierra; un exceso o una falta de agua pueden causar problemas.

Más abajo hacemos una análisis completo de las dimensiones y materiales de las maceta que podemos usar.

Si tienes poco espacio, crea un huerto vertical.

Una buena solución si no tienes mucho espacio en tu balcón es el llamado cultivo vertical (Ver también 15 Ideas Para Decorar Balcones Pequeños ) .

Utilizando las paredes y añadiendo espalderas, rejillas y macetas colgantes, puedes ampliar tu siembra y crear un espacio para tu cultivo urbano.

Con la ayuda de espalderas puedes cultivar hortalizas trepadoras como judías, guisantes o pepinos; los tomates también pueden crecer en estas condiciones de cultivo, pero como dan frutos bastante pesados debes añadir «jaulas» de madera o hierro forjado para soportar el peso.

Añade eslingas u otros soportes para cultivar frutas pesadas, como los melones.

También puedes pensar en cultivar pequeños arbustos frutales, como un manzano columnar (una variedad que no desarrolla ramas laterales y cuyos frutos sólo crecen a lo largo del tronco central, lo que es ideal para el cultivo en maceta), pero también un mini melocotonero, un cerezo o un albaricoquero. Un recipiente de al menos 10-15 litros es suficiente.

Infórmate sobre la polinización de las plantas que quieres cultivar, ya que algunas necesitan al menos otra planta para la fertilización y la producción de frutos.

4.- Elección de tierra y substratos

Lo primero que hay que hacer al crear un huerto es cuidar el suelo, preparándolo para que sea favorable a los cultivos que vamos a plantar. Se trata de un trabajo muy importante, que condiciona en gran medida el resultado final del cultivo.

Un suelo bien trabajado y con la cantidad adecuada de abono es blando, fértil, fácilmente penetrable por las raíces de las plantas y capaz de retener la humedad sin estancamientos perjudiciales. Esto evita muchos problemas y favorece el desarrollo de los cultivos hortícolas.

5.- Elección de semillas

Una vez tengamos el terreno limpio y listo, y hemos planificado las hortalizas o plantas que queremos plantar es el momento de empezar a sembrar.

Lo primero que hay que hacer es elegir las plantas adecuadas para el espacio disponible, pero sobre todo en función de las condiciones de iluminación (exposición al sol) y el tipo de suelo del que disponemos.

Para ello necesitaremos comprar las semillas o esquejes de las plantas que queramos hacer crecer.

Hay que tener en cuenta la época del año en la que vayamos a hacerlo, ya que no todas las plantas son aptas para ser sembradas en todas las estaciones.

Hay que hacer un hoyo de la misma profundidad de la maceta. mesa de cultivo o bancal donde vaya a ir la planta, y cuidar de no dañar las raíces al sacarla de la maceta.

Después se coloca la planta en el hoyo, y se rellena con tierra. Hay que apretar un poco la tierra para que quede bien asentada.

Si quieres tener una cosecha continua, no necesitas invadir el espacio disponible en tu huerto urbano cultivando grandes cantidades de hortalizas, sino que puedes simplemente sembrar más semillas de forma escalonada a lo largo de los meses, teniendo así una cosecha más variada y continua.

6.- ¿Y el riego del cultivo urbano?

Si quieres tener éxito en tu huerta casera hay que regar la planta, y hacerlo con cuidado para no encharcar el terreno.

Es importante no poner demasiada agua, ya que la planta podría hacerse daño.

Para no equivocarte, espera a que se sequen los primeros 1-2 cm de tierra antes de volver a regar, para no correr el riesgo de regar en exceso las plantas y que se pudran las raíces.

Un suelo demasiado seco estresa a las plantas; un suelo demasiado empantanado o húmedo las mata. 

El cultivo en macetas es una situación especial para la planta. El espacio limitado de que disponen las raíces y la escasa cantidad de tierra obligan a vigilar constantemente la humedad del suelo

Si has decidido instalar tu huerto en la azotea de tu bloque de pisos, corres el riesgo de que el sol esté demasiado intenso y cree unas condiciones que quemen las plantas.

Para evitar este problema, puedes utilizar macetas de autorriego, que son simplemente macetas preparadas para mantener una reserva de agua para que la planta pueda alimentarse por sí misma.

Dehner Elise – Maceta con Sistema de autorriego, plástico, Aprox. 47 x 25 x 25 cm, Antracita
Click en la Foto para Ver en Amazon

Basta con un platito del que las raíces puedan extraer el agua que necesitan, preferiblemente uno alto para que el agua no se evapore demasiado rápido.

No es necesario comprarlos, basta con poner un recipiente dentro del otro, que obviamente es más grande, y llenarlo de agua, lo que facilita el trasplante de las plantas.

También existen kits preparados para el riego automático que, además de garantizar el crecimiento óptimo de las plantas, permitirán ahorrar mucha agua que a veces se desperdicia sin prestar demasiada atención.

7.- Abonos

La fertilización en macetas resulta muy fácil, ya que no hay que tomarse la molestia de aportar el abono que necesitan las plantas.

A la hora de elegir el abono, puede utilizar simplemente compost (deshechos de cocina y de la huerta) como abono principal y si no es posible, un abono líquido o un abono granulado de liberación lenta, que debe administrarse según las instrucciones del fabricante que figuran en el envase.

Si tienes una terraza o un balcón lo suficientemente grande y también tienes un montón de compost disponible, puedes producir fácilmente tu propio compost orgánico, que luego se puede aplicar fácilmente a las plantas como mantillo.

Lo importante es no pasarse con el abono, ya que las raíces no tardarán en disponer de los nutrientes y, a diferencia del suelo en campo abierto, tendremos que controlar el riego y, por tanto, la alimentación.

Si no quiere utilizar abonos líquidos, existen prácticos y sencillos abonos en pellets, es decir, abonos orgánicos prensados y procesados, que son completamente naturales y fáciles de aplicar. Pueden aplicarse bajo el suelo (no en contacto con las raíces) bajo una capa de 2-3 cm de tierra.

Con estos consejos básicos ya podéis empezar a hacer vuestro huerto urbano, pero en las siguientes líneas vamos a profundizar sobre los pasos a seguir.

Tipos de Huertos Urbanos  

Puedes hacer huertos en interiores o en exteriores, y el huerto puede estar situado en una variedad de lugares, incluidos balcones, terrazas, alféizares y jardines comunitarios.

Los huertos se presentan bajo varios tipos, es decir, hay una clasificación que se explica por el tipo de lugar donde se crean, ya que en este sentido, no es necesario hacer una definición de cada uno, ya que simplemente parten del hecho de estar en el lugar donde indica su nombre, pero no es el único criterio de clasificación.

Los tipos de huertos urbanos que existen pueden ser:

  1. Huertos compartidos: Se trata de espacios organizados en las que diferentes usuarios utilizan las mismas zonas agrícolas que se comparten, compartiendo la misma estructura, herramientas y zonas comunes.
  2. Huertos en balcones y terrazas: Son huertos creados por ciudadanos individuales que hacen un uso creativo de los balcones, terrazas y zonas comunes para el cultivo propio.
  3. Huertos sociales: El objetivo de estos huertos es crear puntos de encuentro en torno a la agricultura ecológica. Se diferencian de otros huertos urbanos en que son espacios verdes para la horticultura y fomentan la convivencia entre personas de todas las edades.
  4. Huertos educativos: Son espacios en los que los niños pueden aprender a sembrar y ver crecer las hortalizas, plantarlas y aprender sobre su cultivo. Los alumnos pueden observar la naturaleza, con sus ritmos, el ciclo de las estaciones y pueden probar sus habilidades manuales que estimulan nuevas destrezas. Estos jardines son muy útiles para enseñar a trabajar en equipo y también para involucrar a los niños con discapacidad.
  5. Huertos terapéuticos: Son zonas verdes con fines terapéuticos, creadas por hospitales, residencias de ancianos y centros de día, y están pensadas para ayudar a la recuperación de los pacientes, ya que los estudios demuestran que las plantas ayudan en muchos campos, desde el intelectual hasta el físico, desde el emocional hasta el sensorial, para una mejora general del paciente.
  6. Huertos de empresa: Se trata de zonas verdes creadas por las grandes empresas para aportar efectos beneficiosos a los empleados, que durante las horas de trabajo pueden ocuparse de la jardinería, aliviando tensiones y liberando la mente, fomentando la socialización entre compañeros y procurando una correcta alimentación.
  7. Huertos elevados: Se trata de parcelas elevadas sobre el nivel del suelo que pueden crearse de forma independiente. Estos huertos permiten cultivar hortalizas incluso en terrenos que no habrían sido productivos. Son adecuadas tanto en verano, que ofrece más protección contra las plagas, como en invierno, que protege el cultivo del frío y ofrece mucha más luz.
  8. Huertos verticales: Son soluciones adoptadas para centros comerciales, empresas y hoteles. Permiten el cultivo en las fachadas de la estructura o de las casas y permiten cultivar muchas variedades de plantas, incluidas las destinadas a la alimentación. Combinan ventajas estéticas, además de absorber los rayos ultravioleta, el dióxido de carbono y el calor, con un evidente ahorro de energía.

Semillas y Plantas: Qué plantas se pueden cultivar en un Huerto en casa

En una huerta en casa se pueden cultivar hortalizas y verduras, así como plantas ornamentales.

Algunas hortalizas y verduras que se pueden cultivar en un huerto urbano son:

  • lechuga,
  • tomate,
  • calabaza,
  • pimientos,
  • pepinos,
  • zanahorias,
  • rábanos,
  • espinacas,
  • acelgas,
  • brócoli,
  • col rizada,
  • coliflores
  • repollo.

En cuanto a las plantas ornamentales se pueden cultivar

  • margaritas,
  • rosas,
  • hortensias,
  • lirios,
  • tulipanes,
  • jacintos
  • amapolas.

Para obtener la mayor cantidad de fruta posible en una parcela pequeña o en contenedores grandes, prueba a sembrar en sucesión, es decir, a plantar hortalizas que maduran en secuencia, una tras otra, eligiendo variedades con tiempos de maduración cortos y escalonando los tiempos de siembra.

De este modo, tu jardín será siempre rico y estará bien surtido.

Como la mayoría de las hortalizas tienen un tiempo de cosecha corto, es mejor sembrar o plantar nuevas plantas cada quince días para tener siempre algún fruto que cosechar.

Para ello, divide la zona de producción en tres secciones o utiliza tres contenedores diferentes y planta en cada uno de ellos cada quince días.

También se puede utilizar el mismo espacio para cultivar hortalizas con distintos grados de maduración.

Por ejemplo, puedes utilizar una zona o contenedor para plantar hortalizas de temporada cálida, como judías, pimientos, tomates, etc., y una vez terminada la cosecha, utilizar la misma zona para sembrar hortalizas de temporada fría, como lechugas, rábanos y coles, para aprovechar realmente el espacio.

Materiales que se necesitan para construir un Huerto Urbano

Para crear una huerta en casa con éxito se necesitan:

1.-Herramientas que se utilizan en un huerto

Una vez sembradas las semillas, hay que tener paciencia, porque hay que regar regularmente antes de ver los primeros resultados.

(Te puede interesar nuestro post ¿Cómo quitar la cal del agua para regar plantas?)

Asegúrate de que la tierra reciba la cantidad adecuada de calor y vigila constantemente el jardín para eliminar las malas hierbas que se desarrollen con el tiempo.

Para trabajar en el huerto no hay que tener miedo a ensuciarse las manos, y también hay que disponer de herramientas prácticas y sencillas específicas para trabajar el huerto, como:

  • rastrillo de 5 dientes,
  • escardadora,
  • azada de hoja cuadrada con tridente,
  • rastrillo de 3 dientes,
  • pala ancha o cualquier otro utensilio plano utilizado para remover.
  • trasplantadora ancha,
  • tijeras para setos y poda
  • regadera.

Para plantar en el jardín y para el césped, las herramientas específicas son:

  • sembradora de bulbos,
  • jardinera,
  • escoba,
  • bordeadora de media luna y
  • escoba metálica;

Para la poda, las herramientas adecuadas son:

Las herramientas deben cuidarse siempre, por lo que para que se conserven en el tiempo es mejor no dejarlas a la intemperie expuestas a la lluvia, el frío y las heladas, que podrían deteriorarlas, y hay que afilarlas de vez en cuando y engrasarlas con un poco de aceite para que funcionen mejor.

2.- Abono y Fertilizantes

En cuanto a la fertilización y las semillas, es necesario un buen abono para un excelente huerto urbano; puede ser mineral u orgánico.

El abono orgánico es mejor, más fácil de usar y más fácil de encontrar en el mercado.

Suele encontrarse en el campo, donde se puede elegir entre el estiércol de ganado y el de caballo, ambos excelentes. También puedes usar una compostadora, tal como te explicamos aquí.

Las semillas se pueden encontrar en las tiendas de jardinería o tiendas online como Amazon y, a menudo, en los supermercados, en sobres con toda la información sobre cómo sembrarlas, como las instrucciones en el reverso del sobre, los tiempos de siembra, el tipo de riego y la exposición al sol, así como la frescura de la semilla.

Es aconsejable no dejar los sobres abiertos después de su uso si no se han utilizado todas las semillas, ya que la humedad podría deteriorar el contenido del sobre; también es aconsejable comprar semillas porque son más baratas que comprar plántulas de vivero.

3.- Tierra para huertos urbanos. ¿Cuál es el mejor sustrato?

En el cultivo al aire libre hay que conformarse con las características del suelo o, si es posible, hacer los ajustes oportunos.

En el cultivo de un huerto en casa, somos nosotros quienes elegimos la tierra más adecuada para las plantas.

Las necesidades de las distintas plantas hortícolas son muy similares entre sí, y una regla de oro que podemos tener en cuenta es la siguiente:

¿Es la hortaliza una planta bulbosa como la cebolla o el ajo, o una raíz como la zanahoria, o es un tubérculo como la patata?

En ese caso se necesita un suelo bastante suelto que permita que las raíces se desarrollen bien sin obstaculizar el crecimiento.

Para el resto de las plantas, un suelo de textura media será más que suficiente.

La tierra para macetas es barata y puede ser una forma de asegurarse de tener un sustrato adecuado para el cultivo, sobre todo para los que tienen poca experiencia puede ser la mejor idea.

Si decides comprar sacos de tierra para macetas, deberías optar por la tierra aconsejada para la agricultura ecológica: Si quieres cultivar hortalizas sanas en tu terraza, deberías empezar con tierra libre de productos químicos. Suelen ser sustratos de tierra enriquecidos a base de turba y materia orgánica compostada.

La turba es un material excelente para usar en un huerto doméstico, pero aunque es de origen natural no es un recurso fácilmente renovable y su extracción es un desastre ecológico. Como alternativa, podemos considerar los suelos para macetas a base de fibra de coco.

La tierra universal para macetas está bien para las hortalizas, mientras que otros cultivos, como los cítricos y las bayas, pueden necesitar una tierra más específica para plantas acidófilas.

Compo Sana Substratos y turbas universal, 50 l, 36x10x80 cm
Click para ver en Amazon

No recomiendo coger tierra ya abonada: se puede coger fácilmente tierra simple y añadir humus o compost.

De este modo, se suele ahorrar dinero en el precio de compra y se puede ajustar la cantidad de abono al cultivo elegido.

Más aún cuando el compost puede producirse por sí mismo y sin coste alguno a partir de los residuos del jardín y de la cocina.

4.- Maceteros y Mesas de Cultivo para usar en el Huerto doméstico

Depende en gran medida de lo que vayamos a plantar.

A continuación dejamos algunos criterios que son útiles para elegir el mejor contenedor para un buen huerto en casa.

El primer buen consejo es intentar reutilizar los envases que ya tengas y que no estés usando, tanto para ahorrar dinero como por razones ecológicas.

Evidentemente, esto no significa utilizar macetas que sean inadecuadas en cuanto a tamaño o características, lo que podría penalizar el éxito de tu pequeño huerto.

Hay que tener en cuenta varias cosas: la primera es el tamaño de la maceta, ya que es esencial que las plantas tengan espacio suficiente para su sistema de raíces.

Si pones un plantón de calabacín en unos pocos litros de tierra, probablemente ni siquiera llegará a dar frutos.

Otra característica importante es el material, que afecta al bienestar de la planta en función de lo que pueda calentarse al sol o lo que permita respirar.

¿Cuál es la medida ideal de los maceteros urbanos?

El tamaño de la maceta influye en las posibilidades de desarrollo de la planta que cultivamos en el balcón o terraza, en la disponibilidad de materia orgánica y nutrientes y en la disponibilidad de agua.

Por lo tanto, es importante elegir el tamaño adecuado de la maceta.

No hay una regla general en este sentido, ya que el tamaño ideal depende del cultivo que se vaya a plantar en él.

Hay hortalizas que son muy exigentes en cuanto al suelo, otras que se conforman con espacios reducidos: una tomatera tiene requisitos diferentes a una lechuga.

Te dejo a continuación algunas reglas para entender el tamaño de la maceta en relación con la hortaliza elegida:

  • En caso de duda, más grande es mejor. La maceta debe ser lo suficientemente grande como para que la planta desarrolle bien sus raíces, y también hay que tener en cuenta que las macetas grandes retienen más agua y nutrientes, mientras que una maceta muy pequeña necesitará ser regada y abonada con más frecuencia.
  • Al menos 20 cm de profundidad. En principio, no se deben utilizar macetas demasiado pequeñas; en general, se requiere una profundidad mínima de 10 cm para un huerto. Cuanto más pequeña sea la maceta, mas frecuentemente tienes que regar.
  • Cuanto más alta crezca la planta, más profunda tendrá que ser la maceta, ya que si la parte superior de la planta es grande, el sistema radicular (las raíces) tendrá en consecuencia que tener un buen tamaño para compensar, sostener y nutrir el tallo y las ramas.
  • Las verduras que crecen bajo tierra, como las zanahorias, por ejemplo, necesitan una maceta de buen tamaño, porque si están en un lugar estrecho, la tierra se compacta y las raíces o los bulbos subterráneos se quedan pequeños.
  • Las hortalizas con un patrón de plantación grande requieren contenedores de mayor tamaño. Si tienes pensado cultivar plantas de gran extensión, como la salvia y el tomillo, tendrás que elegir un macetero que se adapte de forma óptima al tallo de la planta. En lugar de elegir una maceta redonda, es mejor optar por una maceta cuadrada grande en la que la planta pueda crear un verdadero espacio al caer ligeramente fuera de ella.

Por supuesto, el tamaño de la maceta no sólo debe tener en cuenta la planta que se va a plantar, sino que también debe ser compatible con el espacio y las características del lugar.

El cultivo en el alféizar de la ventana requiere un tamaño de maceta pequeño, normalmente rectangular, lo que excluye claramente a las hortalizas que necesitan más espacio: no puedes esperar cultivar patatas o calabazas en el alféizar.

Si, por el contrario, tienes un balcón grande, puedes optar por macetas más grandes; también hay cajas cuadradas (cajones de cultivo o mesas de plantación) que contienen mucha tierra y permiten crear verdaderos parterres urbanos de verduras en la terraza.

Eso sí, ten cuidado con la capacidad de carga: si eliges macetas muy grandes, debes tener en cuenta el peso que pueden alcanzar una vez llenas de tierra, así que asegúrate de no poner en peligro la resistencia estructural de la terraza.

Materiales

El material con el que se fabrica la maceta puede ser importante, ya que de él depende su capacidad de transpiración y su reacción al calor.

Si, por ejemplo, utilizas una maceta de metal en una terraza soleada en verano, puede ponerse al rojo vivo, lo que puede sobrecalentar la tierra y, por tanto, el sistema radicular de la planta hasta el punto de morir.

Veamos los principales materiales disponibles para las macetas, destacando sus ventajas e inconvenientes.

Macetas de madera

La madera es un material excelente para las macetas, pero es necesario recubrirla o tratarla para evitar que se pudra con la humedad. Por estos motivos, se suelen utilizar macetas de terracota o de plástico. La madera a la vista puede ser estéticamente muy bonita, hasta el punto de que también es habitual hacer cajas de madera que contengan macetas de otros materiales.

Maceteros Decorativos Interior y Exterior Juego de 2 Macetas Decorativas de Madera Tratamiento Impregnado Anti-Moho para Decoración Oficina Jardín Terraza Balcon ( Juego de 2 )
Click para ver en Amazon

Macetas de plástico

Son recipientes ligeros, lo que se agradece si mueves mucho las macetas, ya sea para limpiar el balcón o para trasladar la planta a una zona más protegida.

Las macetas de plástico también suelen ser baratas y, por tanto, muy populares.

Desde el punto de vista del cultivo no son óptimas porque no dejan respiran en absoluto a la planta, y además protegen poco el suelo tanto del calor como de las heladas.

Esta última característica se puede remediar fácilmente forrando el interior de la olla con materiales aislantes.

Por último, hay que tener en cuenta que si se opta por el plástico se está utilizando un derivado del petróleo, con el consiguiente daño medioambiental, por lo que por razones ecológicas sería mejor evitarlo.

Macetas de Plástico Pequeña, Mengxin 50 Piezas Mini Macetas Semillero con 100 Piezas Etiquetas Plantas Macetas de Vivero de Plástico para Plantas, Flores y Jardinería (4in)
Click para ver en Amazon

Macetas de barro terracota

La terracota es el material clásico utilizado para fabricar macetas, y es excelente porque es transpirable y tiene un buen efecto aislante.

Su desventaja, además de que no siempre es barata, es que pesa mucho: las grandes macetas de terracota pueden ser muy difíciles de mover una vez que están llenas de tierra. La terracota es muy atractiva a la vista, con su clásico color de ladrillo.

Biscottini Macetas Terracota Grandes 62x62x55 cm | Macetas Exterior Grandes | Macetas Barro Grandes | Maceta Grande
Click para ver en Amazon

Macetas de tela

Parece extraño imaginar macetas de tela para el cultivo, pero hay macetas de tela geotextil que pueden ser realmente funcionales, tanto en términos de practicidad (son ligeras, fáciles de lavar, cómodas de transportar) como para el cultivo, ya que evitan que las raíces se espiralicen y oxigenan mejor el sistema radicular.

2 Macetas de Tela Grandes de 190L con Asas y 2 Etiquetas - 90cm ø y 30cm de Altura - Jardineras para Plantas, Flores, Fresas
Click para ver en Amazon

Todas las macetas, aunque estén hechas a mano, deben estar equipadas con orificios para el drenaje del agua, de modo que no se produzca un estancamiento del agua y que el exceso de agua de lluvia pueda escurrirse sin problemas.

El fondo de las macetas puede cubrirse con una capa mixta de arena y grava fina, sobre la que se coloca el medio de cultivo propiamente dicho.

Elección de la forma de la maceta

La forma de la maceta es menos importante que su tamaño en términos de cultivo, por lo que la elección de la maceta se hará principalmente por razones prácticas, de espacio y estéticas.

Para ello debemos tener en cuenta:

  • Adaptación al espacio de la terraza. El primer criterio a la hora de elegir la forma de la maceta es obvio: debe ajustarse al espacio disponible en el balcón. Las macetas redondas grandes pueden ser muy espaciosas y son ideales para los rincones de las terrazas, al igual que las macetas cuadradas de buen tamaño. Las macetas rectangulares aprovechan perfectamente el espacio disponible en las jardineras y si las colocas una al lado de la otra optimizas el tamaño disponible.
  • Tipo de cultivo y tipo de maceta La maceta rectangular es adecuada para cultivar una hilera de plántulas, por lo que es muy apropiada para plantas pequeñas como rábanos, zanahorias y lechugas. La maceta redonda es ideal para una sola planta en el centro que pueda crecer por sí sola en todo el suelo, por lo que es muy adecuada para el cultivo de tomates en maceta, pero también de guindillas, berenjenas, etc. Una maceta rectangular o cuadrada, en cambio, se presta al cultivo mixto, lo que es interesante porque permite crear combinaciones útiles que además crean sinergias entre los cultivos en terraza.
  • Reciclaje. Las macetas son elementos muy sencillos y no siempre es necesario comprarlas. Además de la maceta habitual, también puedes hacer un huerto en una caja, utilizando cajones de fruta o recipientes autoportantes de madera o palés. Reciclar siempre es una buena idea, estimula la imaginación y las habilidades manuales y ayuda al medio ambiente.

Para ver los detalles de los productos, las medidas y posiblemente para comprar por su cuenta, puede acceder a las páginas de los productos haciendo clic directamente en las fotos que aparecen a lo largo de este post.

Al hacer un huerto urbano casero, tendrás la oportunidad de cultivar tus propias verduras y hortalizas frescas, que sabrán mejor que las que compres en el supermercado. También te ahorrarás dinero, ya que podrás cultivar tus propios alimentos.

Además, tener una huerta en casa es una actividad saludable y relajante que te permitirá estar en contacto con la naturaleza. ¡Así que no esperes más y empieza a hacer tu huerto urbano hoy!

Descubre todo lo que necesitas saber sobre plantas, flores, muebles, decoración y bricolaje para el jardín, el huerto, los balcones y las terrazas: ¡un mundo de grandes ideas, consejos y tutoriales te espera en nuestra página web!