Cómo cultivar orégano en maceta

Una buena idea para tos aquellos que quieren disfrutar de una huerto en casa, es crear una pequeña zona de plantas aromáticas en el jardín de tu terraza, que será muy útil para dar sabor a los platos y también para aromatizar la casa.

Cualquier balcón con una buena exposición al sol debería tener una maceta de orégano, una hermosa planta mediterránea que se beneficia del viento y del sol.

Es posible plantar orégano en macetas sin gran dificultad y con gran éxito.

El orégano común, que no debe confundirse con la mejorana (origanum majorana), no requiere demasiados cuidados y puede durar años en la misma maceta, continuando la producción de hojas y flores con su característico aroma.

Lo más importante a la hora de cultivar esta especie en una maceta es no regarla demasiado, ya que el orégano sufre de estancamiento, especialmente cuando está en un contenedor.

¿Cómo debe ser la maceta para sembrar el orégano?

El orégano requiere una maceta de tamaño medio, de al menos 20 cm de profundidad; aunque cuanto más grande sea la maceta, más oportunidades tendrá el arbusto para desarrollarse.

Las macetas demasiado pequeñas son mejores para plantas poco exigentes, como las fresas o las que que no tienen un sistema de raíces como la del orégano.

Si queremos cultivar hierbas aromáticas en un balcón o huerto pequeño, podemos combinar el orégano con otras plantas en una misma maceta.

En este caso sería estupendo combinarlo con salvia, tomillo o romero, y también es posible combinarlo con mejorana, aunque las dos plantas, muy similares, comparten enfermedades y parásitos.

No recomendaría ponerla con la albahaca, porque serían plantas anuales y plurianuales, ni con la menta, que es demasiado invasiva y ocuparía todo el espacio en pocos meses.

La posición en la que colocar la maceta debe ser a pleno sol, lo que es importante para que la planta produzca hojas suficientemente aromáticas.

¿Cómo plantar orégano? La tierra adecuada para las macetas

Una vez elegida la maceta, podemos rellenarla: empezaremos por el fondo poniendo una capa de arcilla expandida o grava, que permitirá que el exceso de agua se escurra rápidamente, y luego rellenaremos con la tierra de siembra, posiblemente complementada con un poco de arena.

El orégano no tiene ninguna exigencia particular en cuanto al suelo: es una planta humilde que aprovecha también los suelos muy pobres, por lo que si la tierra es buena no es necesario abonarla.

El orégano es una planta aromática que puede cultivarse en macetas como muchas otras. Por ejemplo, puedes crear un auténtico huerto vertical en tu terraza con otras hierbas aromáticas y medicinales

Siembra o trasplante

Para empezar a cultivar el orégano podemos sembrarlo en una maceta al final del invierno o, más sencillamente, si disponemos de una planta ya existente, coger una parte de la planta completa con raíces y trasplantarla.

La tercera opción es enraizar una pequeña rama (técnica de corte), que también es muy sencilla. Por último, en casi todos los viveros se pueden comprar plantas de orégano ya hechas en semilleros.

Como el orégano es una planta perenne no es necesario reponerla cada año, y cultivándola correctamente podemos mantenerla en macetas durante varios años.

Riego y Fertilización

El cultivo de orégano en macetas no difiere mucho del que se realiza en campo abierto.

Sólo hay que tomar dos precauciones adicionales si queremos mantener esta planta aromática en el balcón, relacionadas con el riego y la fertilización, debido a que la planta está encerrada en un contenedor y, por lo tanto, tiene recursos muy limitados en comparación con los que se encuentran en la naturaleza.

En cuanto al riego, aunque el orégano es un cultivo que tolera muy bien las condiciones de aridez, cuando se cultiva en macetas debe regarse con regularidad para que la tierra no se seque por completo.

Sin embargo, al regar, hay que tener cuidado de proporcionar una cantidad moderada de agua para evitar un exceso de humedad.

En cuanto al abono, el orégano crece bien en suelos pobres, pero debido a los limitados recursos disponibles en las macetas es importante recordar que hay que renovar los nutrientes cada año, con abono orgánico después de la floración.

Lectura Recomendada: Planta Rayito de Sol. Cuidados

Recogida y secado

La recolección del orégano es muy sencilla: se trata de arrancar las hojas que se necesitan y utilizarlas directamente en la cocina. Las flores se pueden cosechar y utilizar de la misma manera; tienen el mismo aroma.

Si se quiere secar la planta para conservarla en el tiempo, lo mejor es recoger las ramitas enteras y colgarlas en un lugar ventilado y a la sombra.

¿Cuánto dura el orégano?

La planta del orégano es perenne y florece un par de veces al año. El orégano cultivado y secado puede guardarse en frascos de cristal herméticos y puede durar hasta dos años.

Enfermedades y plagas del orégano

El orégano teme el exceso de humedad y el encharcamiento.

Por lo tanto, sufre de moho y pudrición de las raíces si se riega demasiado. No le gustan las heladas y debe protegerse del frío intenso en invierno.

Es una especie robusta y bastante resistente, pero es vulnerable al ataque de pulgones, cochinillas y arañas rojas si se deja secar.

Para mantenerlo sano, lo mejor es eliminar las partes secas y mantener limpio el orégano en maceta.

Propiedades y usos del Orégano

El orégano se utiliza en la cocina para condimentar muchos platos, desde la pizza hasta las ensaladas.

Es excelente con todos los alimentos y además tiene la ventaja de hacerlos más fáciles de digerir.

El pescado o la carne condimentados con orégano son excelentes, pero incluso las verduras a la parrilla ganan en sabor con una pizca de orégano y aceite.

Se recomienda utilizarlo crudo porque las altas temperaturas pueden reducir la concentración de vitaminas.

Pero su uso no se limita a la gastronomía

Contiene antioxidantes, calcio, potasio, magnesio, hierro y vitaminas A, B y E, lo que la convierte en un eficaz remedio natural para la prevención de muchas enfermedades.

De hecho, el orégano es un buen desinfectante y un antibiótico natural que ayuda a prevenir las enfermedades respiratorias: el aceite esencial de orégano se utiliza en la preparación de infusiones o pulverizaciones para calmar la tos seca o aliviar los resfriados y la congestión nasal.

También tiene propiedades digestivas y analgésicas y puede cultivarse fácilmente en macetas o en el jardín.

En aromaterapia, el aceite esencial de orégano se utiliza principalmente con fines antidepresivos. Unas gotas en un difusor de aceite pueden ayudar a estimular el cerebro con pensamientos positivos.

Otros Artículos Interesantes: