Cómo plantar zanahorias en maceta

plantar zanahorias en maceta

La zanahoria, pieza fundamental en nuestra dieta mediterránea, es una hortaliza de sabor dulce que se cultiva en todo el mundo gracias a su adaptación a los climas templados y a su facilidad de cultivo.

Originalmente, en la antigua Persia, esta hortaliza sólo se utilizaba con fines medicinales, pero con el tiempo ha pasado a formar parte de nuestros hábitos alimentarios gracias a su riqueza en vitaminas A (betacaroteno), B, C y E, que hacen de la zanahoria una hortaliza ideal contra las enfermedades infecciosas y los trastornos intestinales.

A continuación vamos a descubrir cómo plantar zanahorias en macetas en tu balcón si tienes un huerto urbano, para que siempre puedas disponer de esta verdura tan versátil en la cocina, y sin que necesites tener un gran huerto ni hacer una gran inversión.

¿Qué variedad de zanahoria podemos sembrar en macetas?

La idea es que, al tener un espacio necesariamente limitado por la maceta, será más fácil obtener buenos resultados con las variedades que tienden a crecer menos, en cuanto a profundidad.

La zanahoria (Daucus carota sativus) es una hortaliza de la que se come la raíz, cuyo tamaño varía según las distintas variedades.

Por término medio, la hortaliza tiene un diámetro de unos 2-3 cm y una longitud de 15-20 cm.

Al plantar zanahorias en macetas para nuestro huerto casero, es aconsejable elegir una variedad de tamaño reducido, como las variedades de zanahoria:

  • Corazón de Buey,
  • Little finger, pequeñas, muy dulces y tiernas
  • Nantes, de 45 a 55 cm de altura y un diámetro de sus tallos de 3cm

Aunque tienen forma alargada, también podemos optar por cultivar variedades redondas como la Thumbelina, la Parmex o la Parisenne roja.

¿Qué dimensiones y profundidad debe tener la maceta?

Una vez elegida la variedad de zanahoria deseada, tenemos que decidir qué maceta utilizaremos para sembrar las semillas de zanahorias.

La maceta ideal debe tener 40-50 cm de profundidad para que las raíces crezcan en profundidad, la anchura variará en función del espacio disponible que tengamos en el balcón.

Hay que utilizar siempre un platito para evitar que el agua se disperse, sobre todo en el periodo estival, y no hay que olvidar poner unos tiestos, piedras o arcilla expandida en la base de la maceta para ayudar a que el agua drene.

Tierra y sustrato a emplear para cultivar la zanahoria en casa

Llegados a este punto, sólo tenemos que poner nuestra tierra para maceta y añadir un poco de compost casero para enriquecer la tierra con nutrientes.

La zanahoria prefiere la tierra suelta que no tiende a compactarse, por lo que añadir un buen porcentaje de arena al sustrato puede favorecer el crecimiento de las raíces y también el drenaje del exceso de agua.

¿Cuándo plantar la zanahoria y dónde colocar la maceta?

La mejor época para sembrar zanahorias es desde finales de febrero, en climas más templados, hasta alrededor de agosto.

En cuanto al clima, la zanahoria prefiere un clima templado y no tolera el frío intenso, sobre todo cuando brota.

La mejor ubicación para el cultivo de zanahorias en el balcón es un lugar que reciba siempre la luz del sol; los balcones con orientación norte pueden no recibir suficiente luz.

Siembra y aclareo

Una vez elegida la época del año en que queremos plantar, la mejor manera de sembrar zanahorias es hacer pequeños agujeros en la tierra con una separación de 3-4 cm e introducir hasta 3 semillas por agujero, y luego cubrir con una fina capa de tierra.

Esta planta no se puede plantar en el semillero ya que es una raíz principal que debe plantarse directamente en el suelo y por tanto, lo tolera bien los trasplantes.

Las semillas de zanahoria son pequeñas; un gramo puede contener hasta 1.000 semillas, que tienen un periodo de germinación de más de dos años cuando se almacenan en un lugar fresco y sin luz.

No te desanimes si las plántulas tardan en salir; las zanahorias son famosas por su lenta germinación, que puede tardar hasta 20 días en caso de estar en un clima frío y condiciones de suelo deficientes.

A los 7 días de la siembra pasaremos a la fase de aclareo de las plántulas, por lo que pasamos a arrancar suavemente (mejor con una tijera y mucho cuidado) las plántulas de zanahoria sobrantes, dejando sólo las mejores para cada «posición» donde habíamos hecho el agujero.

Riego

Tras la siembra y la germinación, nuestro huerto urbano casero verá crecer las hojas exteriores de las zanahorias hasta que se cosechen en un periodo de entre 70 y 120 días según las variedades seleccionadas.

Cuando se cultiva en macetas, el riego desempeña un papel fundamental.

Regulamos el agua para que la tierra nunca esté demasiado seca, pero evitemos el encharcamiento, que puede provocar moho y problemas para nuestras zanahorias.

Durante el verano, cuando el clima se vuelve seco y la tierra se seca, puedes regar las zanahorias incluso dos veces al día, temprano por la mañana y otra vez por la noche.

Enfermedades y plagas

Generalmente, uno de los primeros enemigos es la mosca de la zanahoria, un insecto que se alimenta de esta hortaliza, comiéndola por dentro.

El exceso o la falta de agua también puede causar muchos problemas.

Entre los hongos peligrosos se encuentran la alternaria y la esclerotinia, mientras que también hay que vigilar los pulgones, los gusanos y ciertas bacterias.

Sembrar zanahorias con rábanos y cebollas ayudará a mantener a raya a las plagas y los insectos. También puedes mezclar con puerros y ajo .

Recuerda regar las plantas a menudo sin exagerar para evitar el estancamiento del agua, ya que provoca que esta planta se enferme y se pudra la raíz.

Cómo saber cuándo sacar las zanahorias de la maceta

La raíz de la zanahoria siempre es comestible, pero, por supuesto, es mejor esperar a que haya crecido un poco, pues de lo contrario no habrá mucho que comer.

Observando la planta por el tallo, o al menos escarbando suavemente con el dedo, puedes hacerte fácilmente una idea del diámetro de la raíz, siendo lo mejor esperar a que supere el centímetro.

Cuanto más grande sea la zanahoria será más fibrosa pero también un poco amarga, así que no esperes demasiado.

Lo bueno de plantar zanahorias en macetas es que están a tiro de piedra de nuestra cocina, lo que facilita su consumo nada más recogerlas y evita que pierdan sus nutrientes y sustancias beneficiosas con el paso del tiempo

Artículos Interesantes: